Blog MundoMayor

Artículos, noticias, curiosidades, comunicación, eventos, sucesos, etc. En general y fundamentalmente relacionados con el ámbito de las personas mayores, la dependencia y los Servicios Sociales y el sector sociosanitario, pero no exclusivamente. Eso sí, siempre escrutando la actualidad para ofrecerte contenidos de calidad y solvencia contrastadas.

¿Qué celebramos el 25 de diciembre?

¿Desde cuándo celebramos los cristianos la Navidad? Seguro que crees que es nacimiento de Jesucristo. Pues en realidad...

¿Qué soléis poner en la residencia para los abuelos, y en casa? ¿Nacimiento, árbol de navidad, ambas cosas?

Una pregunta - trampa: ¿Qué celebramos los cristianos cada 24 -25 de diciembre?

Cada día 25 del mes de diciembre los cristianos celebramos el nacimiento de Jesús de Nazaret. Lo que comúnmente llamamos Navidad. Primer detalle curioso: Nazaret nunca existió. Sólo se menciona con ese nombre a partir del siglo IV. Pero eso es otra historia.

Como decíamos, el 25 de diciembre los cristianos celebramos un nacimiento que, en realidad tampoco se produjo en esa fecha. Parece ser que Jesús nació en primavera ? verano.

Entonces, ¿por qué celebramos ese nacimiento, ese día concreto?

La respuesta tiene su origen en la Antigua Roma. Entre los días 17 y 23 de diciembre, coincidiendo con el solsticio de invierno, los romanos celebraban las Saturnales. Una suerte de fiesta pagana en honor de Saturno, dios romano de la agricultura y la cosecha.

Las labores agrícolas terminaban en esa época, y los siete días que duraban las Saturnales aprovechaban los romanos para visitar a sus parientes, intercambiar regalos y llevar a cabo grandes banquetes públicos. ¿Nos va sonando algo, verdad?

Además, el día 25 de diciembre se celebraba en Roma el Natalis Solis Invicti (Aniversario del Sol Invicto), en conmemoración del nacimiento de Apolo, un dios compartido con los griegos, pero que para los romanos era la deidad de la luz, la música y la curación.

El 25 de diciembre fue considerado como día del solsticio de invierno, al que los romanos llamaron Bruma. Esto, claro, según el calendario Juliano (instaurado por Julio César), que el Papa Gregorio XIII cambió a finales del siglo XVI. Otra interesante historia con su interesante motivación. Ya la contaremos algún día. Desde entonces nos regimos por éste: el calendario gregoriano.

La cuestión es que con el ajuste de fechas del Papa Gregorio, ese día 25 se convertía en una fecha anterior a la tradicional.

Vale. ¿Y por qué no celebramos la Navidad el día que señaló el calendario gregoriano?

La ?culpa? la tuvo otro Papa: Julio I. Recordemos que aún entonces el calendario vigente era el juliano (el de Julio César, no el del Papa), y que el 25 de diciembre seguía siendo 25 de diciembre.

Movemos el almanaque hasta el siglo IV después del nacimiento de Jesucristo, en el que el Cristianismo era una religión consolidada, fuerte y poderosa. Así que este Papa Julio I decidió retrasar o anticipar (según se mire) la fecha del nacimiento del hijo de Dios al día en el que los romanos celebraban sus Saturnales, quizá con la intención de convertir a los paganos romanos en cristianos.

Y si se mantuvo esa fecha (declarada por el emperador romano Justiniano en 529, festividad del imperio), no parecía tener mucho sentido cambiarla varios siglos después.

En resumen:

  1. La ciudad de Nazaret nunca existió.
  2. Jesús no nació en diciembre sino (presuntamente) en primavera ? verano.
  3. El día 25 de diciembre, según el calendario de Julio César, no se celebraba la Natividad de Jesucristo sino las Saturnales romanas.
  4. El Cristianismo vio la posibilidad de aumentar el rebaño manteniendo la fecha pero cambiando el origen de la celebración.
  5. Con el Papa Gregorio XIII cambió el calendario para ajustarlo mejor a las estaciones anuales y las cosechas.
  6. Este ajuste significaba cargarse de un plumazo una tradición de siglos.
  7. Total, si llevamos así tantos años, ¿para qué vamos a cambiarla ahora? Pues se queda como está y? hasta nuestros días.

Escríbenos, estamos para ayudarte