MundoMayor - Residencias de Mayores

Residencias de mayores

Aquí te damos algunos consejos básicos que debes tener en cuenta a la hora de elegir el mejor centro de mayores para tu caso particular.

Residencias de mayores

¿Estamos hablando del "asilo"...? ¿Qué es lo primero que nos viene a la mente cuando oímos hablar de "residencias para mayores", "residencias de ancianos", "residencias de tercera edad" o "residencias geriátricas"?

Los estereotipos sobre centros de acogida de ancianos, asilos y demás concepciones ancestrales sobre los lugares donde "el viejo" va a parar esperando pasar sus últimos días son, afortunadamente, parte del pasado.

En la actualidad, salvo deshonrosas excepciones que poco a poco tienden a desaparecer, los Centros Residenciales para Personas Mayores se han convertido en verdaderos centros de servicios para el mayor, en todos los aspectos. Cuando hablamos de Residencias, podemos pensar en lugares estrechamente supervisados por la Administración, con alto grado de profesionalización del personal de asistencia y con una vocación de servicio que persigue un único fin: el bienestar de los mayores.

Hoy día, la inmensa mayoría de centros de mayores cuentan con un abanico de servicios, tanto asistenciales como de ocio, pensados para hacer la vida del residente, no sólo más cómoda, sino, también, más segura, elevando su calidad de vida.

Obviamente no todos los centros para mayores son iguales, como tampoco lo son las preferencias, las necesidades o el poder adquisitivo de los usuarios. Por tanto, es muy importante elegir un centro que se ajuste a nuestra situación particular, en todos los aspectos.

En cualquier caso, todas las residencias deben cumplir unos mínimos que aseguren la cobertura de las necesidades básicas de toda persona. Estos mínimos quedan asegurados mediante la Autorización Administrativa, otorgada por la Comunidad Autónoma correspondiente, que toda residencia debe tener para poder prestar servicios a los mayores. A partir de aquí, entran en juego el resto de consideraciones de carácter personal inherentes a cada caso.

Ante una oferta tan amplia en materia de residencias, no es sencilla la elección. Algunas consideraciones de interés pueden ser:

  • Procure visitar varios centros para poder establecer comparaciones
  • Los responsables de los centros deben ser personas accesibles que deben atenderle de forma profesional
  • Plantee en la residencia cuantas cuestiones considere oportunas sin ningún temor
  • Lea detenidamente el contrato con la residencia para evitar problemas posteriores
  • Recuerde que tiene derechos, pero también debe observar algunas obligaciones
  • No olvide que será una persona mayor quien haga de la residencia su nuevo hogar, por tanto, la elección del centro debe hacerse pensando en las necesidades y gustos del mayor, por encima de los nuestros

En cualquier caso, no dude acudir a los especialistas en materia de asuntos sociales y tercera edad (bien sean servicios sociales públicos o empresas privadas autorizadas) para que le asesoren y le indiquen cual, o cuales, son las alternativas de las que dispone en materia de residencias (tanto públicas como privadas).

En cualquier caso, recuerde que los Trabajadores Sociales serán sus grandes aliados para ayudarle a tomar una decisión que no siempre es fácil.