Blog MundoMayor

Artículos, noticias, curiosidades, comunicación, eventos, sucesos, etc. En general y fundamentalmente relacionados con el ámbito de las personas mayores, la dependencia y los Servicios Sociales y el sector sociosanitario, pero no exclusivamente. Eso sí, siempre escrutando la actualidad para ofrecerte contenidos de calidad y solvencia contrastadas.

Nutrición en personas de edad avanzada

Una buena nutrición es fundamental para la salud y el bienestar en general, sin embargo, muchos adultos mayores corren el riesgo de una nutrición inadecuada.

Tanto el número como la proporción de personas mayores, definidas como personas de 60 años o más, están aumentando en prácticamente todos los países.

En 2002 se estimaba que había 605 millones de personas de edad avanzada en el mundo, casi 400 millones de las cuales vivían en países con una baja renta per cápita. Grecia e Italia tenían la mayor proporción de personas mayores (ambas 24% en 2000). Para 2025, se espera que el número de ancianos en todo el mundo supere los 1.200 millones, de los cuales 840 millones se encontrarán en países de bajos ingresos.

Las personas mayores son particularmente vulnerables a la desnutrición. Además, los intentos de proporcionarles una nutrición adecuada se topan con algunos problemas prácticos.

Sus requisitos nutricionales no están bien definidos. Dado que tanto la masa corporal magra como la tasa metabólica basal disminuyen con la edad, también se reduce el requerimiento de energía de una persona mayor por kilogramo de peso corporal.

Las necesidades de algunos nutrientes pueden reducirse aunque algunos datos sugieren que las necesidades de otros, esenciales en esta edad, pueden de hecho aumentar. Por tanto, existe una necesidad urgente de revisar las asignaciones diarias de nutrientes recomendadas actualmente para este grupo poblacional.

Desnutrición y personas ancianas

Muchas de las enfermedades que padecen las personas mayores son el resultado de costumbres nutricionales que han estado siguiendo desde la infancia. Estos factores se ven agravados por los cambios que ocurren naturalmente con el proceso de envejecimiento.

La grasa de la dieta parece estar asociada con el cáncer de colon, páncreas y próstata. Los factores de riesgo aterogénico, como el aumento de la presión arterial, los lípidos en sangre y la intolerancia a la glucosa, todos los cuales se ven afectados significativamente por factores dietéticos, juegan un papel importante en el desarrollo de la enfermedad coronaria.

Las enfermedades degenerativas, cardiovasculares y cerebrovasculares, la diabetes, la osteoporosis y el cáncer, que se encuentran entre las enfermedades más comunes que afectan a las personas mayores, se ven afectadas por la dieta.

Cada vez más en el debate sobre la dieta y las enfermedades, se presta una atención considerable al papel que desempeñan los micronutrientes en la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades no transmisibles. Las deficiencias de micronutrientes suelen ser comunes en las personas mayores debido a una serie de factores, como la reducción de la ingesta de alimentos y la falta de variedad en los alimentos que consumen.

Otro factor es el precio de los alimentos ricos en micronutrientes, que desalienta aún más su consumo. Para agravar esta situación está el hecho de que las personas mayores a menudo sufren de una función inmunológica disminuida, lo que contribuye al aumento de la morbilidad y la mortalidad de este grupo.

Otros cambios importantes relacionados con la edad incluyen la pérdida de la función cognitiva y el deterioro de la visión, todo lo cual dificulta la buena salud y los hábitos alimentarios en la vejez.

El colesterol sérico elevado, un factor de riesgo de enfermedad coronaria tanto en hombres como en mujeres, es común en las personas mayores y esta relación persiste hasta la vejez.

Los ensayos clínicos han demostrado que la reducción de la presión arterial en 6 mm Hg reduce el riesgo de accidente cerebrovascular en un 40% y de ataque cardíaco en un 15%, y que una reducción del 10% en la concentración de colesterol en sangre reducirá el riesgo de enfermedad coronaria en un 30%. .

Los cambios en la dieta parecen afectar los niveles de factores de riesgo a lo largo de la vida y pueden tener un impacto aún mayor en las personas mayores. Reducciones relativamente modestas en la ingesta de grasas saturadas y sal, que reducirían la presión arterial y las concentraciones de colesterol, podrían tener un efecto sustancial en la reducción de la carga de las enfermedades cardiovasculares. Aumentar el consumo de frutas y verduras en una o dos porciones diarias podría reducir el riesgo cardiovascular en un 30%.

Problemas causados o agravados por la malnutrición

La desnutrición en los adultos mayores puede provocar diversos problemas de salud, que incluyen:

  • Un sistema inmunológico débil, lo que aumenta el riesgo de infecciones.
  • Cicatrización deficiente de heridas
  • Debilidad muscular y disminución de la masa ósea, que pueden provocar caídas y fracturas.
  • Un mayor riesgo de hospitalización
  • Un mayor riesgo de muerte.

Factores que contribuyen a la desnutrición

  • Cambios normales relacionados con la edad. Los cambios en el gusto, el olfato y el apetito generalmente disminuyen con la edad, lo que hace que sea más difícil disfrutar de la comida y mantener hábitos alimentarios regulares.
  • Enfermedad. La inflamación y las enfermedades relacionadas con enfermedades pueden contribuir a la disminución del apetito y cambios en la forma en que el cuerpo procesa los nutrientes.
  • Deterioro de la capacidad para comer. La dificultad para masticar o tragar, la mala salud dental o la capacidad limitada para manipular la vajilla pueden contribuir a la desnutrición.
  • Demencia. Los problemas de comportamiento o de memoria de la enfermedad de Alzheimer o una demencia relacionada pueden hacer que se olvide de comer, no compre alimentos u otros hábitos alimentarios irregulares.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos pueden afectar el apetito o la capacidad de absorber nutrientes.
  • Dietas restringidas. Las restricciones dietéticas para controlar las afecciones médicas, como los límites de sal, grasas o azúcar, también pueden contribuir a una alimentación inadecuada.
  • Ingresos limitados. Los adultos mayores pueden tener problemas para pagar los alimentos, especialmente si están tomando medicamentos costosos.
  • Contacto social reducido. Los adultos mayores que comen solos pueden no disfrutar de las comidas como antes y perder el interés en cocinar y comer.
  • Acceso limitado a alimentos. Es posible que los adultos con movilidad reducida no tengan acceso a los alimentos ni a los tipos adecuados de alimentos.
  • Depresión. El dolor, la soledad, los problemas de salud, la falta de movilidad y otros factores pueden contribuir a la depresión, causando pérdida de apetito.
  • Alcoholismo. Demasiado alcohol puede interferir con la digestión y absorción de nutrientes. El abuso de alcohol puede resultar en malos hábitos alimenticios y malas decisiones sobre nutrición.

Mejorando la calidad nutritiva del mayor

Las estrategias a la hora de comer para ayudar a un adulto mayor a mantener una dieta saludable y buenos hábitos alimenticios incluyen las siguientes:

  • Alimentos ricos en nutrientes que incluyan una variedad de frutas y verduras frescas, cereales integrales, pescado y carnes magras.
  • Hierbas y especias para agregar sabor a las comidas y mejorar el interés por comer.
  • Snacks saludables ricos en nutrientes entre comidas, con frutas, verduras o productos lácteos bajos en grasa.
  • Suplementos nutricionales en forma de bebidas suplementarias para ayudar con la ingesta de calorías. Los batidos de proteína de alta calidad biológica, baja en hidratos de carbono, pueden ser de gran ayuda.

Referencias.

Organización Mundial de la Salud

Clínica Mayo

Escríbenos, estamos para ayudarte