Blog MundoMayor

Artículos, noticias, curiosidades, comunicación, eventos, sucesos, etc. En general y fundamentalmente relacionados con el ámbito de las personas mayores, la dependencia y los Servicios Sociales y el sector sociosanitario, pero no exclusivamente. Eso sí, siempre escrutando la actualidad para ofrecerte contenidos de calidad y solvencia contrastadas.

Dieta en mayores con Insuficiencia Cardiaca

Una de las patologías con mayor prevalencia entre la tercera edad es la insuficiencia cardiaca. Ajustar o mejorar la dieta es un aspecto fundamental como parte del tratamiento.

Ya hemos publicado varios artículos en nuestro blog hablando de nutrición y dieta. Esto es así porque consideramos que es uno de los ejes fundamentales para la buena salud física y mental, sobre todo cuando atañen a personas de edad avanzada.

La insuficiencia cardíaca, a veces llamada «insuficiencia cardíaca congestiva», se produce cuando el músculo del corazón no bombea sangre tan bien como debería hacerlo.

Son varias las razones por las que al corazón se le hace trabajar más, hasta que empieza a no poder compensarlas adecuadamente y a resentirse: arterioesclerosis, ateroesclerosis, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, hiperlipidemia, etc.

No es posible revertir todas las afecciones que provocan la insuficiencia cardíaca, pero los tratamientos pueden mejorar los signos y síntomas de la insuficiencia y ayudar a vivir más tiempo. Una manera de evitar la insuficiencia cardíaca es prevenir y controlar las afecciones que la originan, como la enfermedad de las arterias coronarias, la presión arterial alta, la diabetes o la obesidad.

Y es en el ámbito de este último parámetro en el que nos vamos a centrar hoy.

Para ayudar a las personas mayores a controlar esta patología, es importante que presten atención a los alimentos que comen. Bien ellas mismas si son independientes, o quienes estén a su cuidado. La dieta puede tener un gran impacto en la salud del corazón y ayudar a los mayores a controlar los síntomas.

Evita consumir esto:

ALIMENTOS RICOS EN SODIO

El sodio, el mayor componente de la sal de mesa común, puede hacer que el cuerpo retenga más líquido y aumente la presión arterial, lo cual es peligroso para una persona mayor con IC.

Ejemplos de este tipo de alimentos:

  • Carne ahumada, curada o enlatada.
  • Comida congelada.
  • Comidas enlatadas.
  • Frutos secos o snacks salados
  • Postres instantáneos.
  • Quesos curados.
  • Aderezo para ensaladas.
  • Pan, tostadas, pastelería, galletas.
  • Aceitunas, col, acelgas, acedera, espinacas, apio, berro y las conservas de hortalizas.
  • Mostaza, pepinillos.
  • Aguas con gas.
  • Etc.

Ten en cuenta que hay alimentos que podrían parecer carentes de sodio, pero que lo utilizan como conservante o estabilizante, o incluido en éstos. Lee siempre la etiqueta de composición que deben llevar todos los productos envasados.

ALCOHOL

El alcohol puede alterar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El consumo prolongado de alcohol también puede provocar un debilitamiento de los músculos del corazón y arritmias.

Quizás hayas leído u oído por ahí que el vino tinto es bueno para el corazón. Bueno, eso puede ser cierto en algunos casos y si su corazón está sano. Sin embargo, es posible que las personas mayores con IC no disfruten de los ?beneficios? de una copa de vino, por lo que la mayoría de los médicos recomiendan evitar el alcohol cualquiera que sea su %vol.

ALIMENTOS RICOS EN COLESTEROL Y GRASAS SATURADAS

Ambos son grandes enemigos de nuestras arterias y pueden provocar su obstrucción, generando placas ateromatosas o acumulaciones de colesterol. Esto hará que tu corazón tenga que bombear más fuerte para mantener la presión sanguínea adecuada. Cuando ya no sea capaz de conseguirlo, como decíamos antes, empezarán los problemas.

Para que no aparezcan estos problemas; si ya comienzan los síntomas, o si ya existe una insuficiencia cardiaca, debes evitar:

  • Carnes grasas.
  • Fritos.
  • Mantequillas y, por supuesto, margarinas. Incluso las que anuncian estar hechas con grasas vegetales.
  • Quesos grasos.
  • Pescado frito, carnes empanadas (incluso carnes blancas), patatas fritas.
  • Salchichas, salami, jamón, tocino, manteca de cerdo (embutidos en general).
  • Chocolate, bebidas lácteas grasas, galletas, bollería industrial.
  • Leche entera o condensada, quesos amarillos, crema de leche (nata), recetas con crema de leche, helados, pudín y quesos de untar grasos.
  • Etc.

MUCHA AGUA

Puede que suene raro, pero en ciertas afecciones cardiacas el agua es más enemigo que aliado.

Demasiada agua puede ser perjudicial para una persona mayor con insuficiencia cardiaca. Esto se debe en gran parte al hecho de que el cuerpo ya está reteniendo líquido. Beber más agua o líquidos puede hacer que el cuerpo retenga aún más, lo que puede ejercer más presión sobre un corazón ya débil. 

Una persona con IC necesita controlar su ingesta de líquidos. Una pauta general es que estas personas mayores no deben consumir más de 2 litros de líquido al día. Además, deberán controlar la diuresis. Aunque de esto ya se encargará su servicio de enfermería o el médico.

Aumenta o aporta a tu alimentación esto:

FRUTAS Y VERDURAS FRESCAS

Las frutas y verduras son bajas en sodio y altas en nutrientes. Además, son bajas en grasas, calorías y colesterol. No abuses de las frutas, aunque sean frescas, altas en calorías.

Muchas frutas o verduras frescas también contienen vitaminas, minerales, antioxidantes, agua y fibra, todos los cuales son excelentes para el cuerpo. No obstante, en relación con estas últimas, recuerda lo que hemos comentado sobre la ingesta de líquidos.

Recuerda también que hemos descartado como saludables los alimentos congelados. Si optas por verduras congeladas o enlatadas, porque no tengas más remedio, elije productos bajos en sodio. Mira siempre las etiquetas de composición.

HIERBAS Y ESPECIAS

Si te gusta condimentar su comida con sal, te estarás preguntando cuál podría ser una buena alternativa.

Las hierbas y especias son una excelente manera de agregar sabor extra sin agregar sal a la comida.

Evita las mezclas de especias que tengan un alto contenido de sal o potasio

GRASAS INSATURADAS

Está claro que tu cuerpo necesita grasa como parte del aporte nutricional. Así que eliminarlas por completo tampoco es una buena idea. Lo que debes hacer es elegir las adecuadas. Por ejemplo:

  • Grasas procedentes de ciertos frutos como el aguacate. El coco, no. Su grasa es vegetal, pero saturada.
  • Chocolate negro, o con un alto porcentaje de cacao. Que también hay que darse un caprichito de vez en cuando.
  • Frutos secos. Por cierto, por si no lo sabías, el cacahuete o maní no es un fruto seco. Es una legumbre. Pero ojo, que contienen un porcentaje de sal elevado.
  • Alimentos frescos ricos en fibra.
    • Semillas de chia o de lino.
    • Soja texturizada o fresca.
    • Quinoa.
    • Avena.
    • Salvado.
    • Ciruelas.
    • Higos secos o frescos.
    • Palomitas de maíz. Aunque mejor si las compras bajas en sal y las haces tú en casa.
    • Cereales integrales.

EN RESUMEN

Las personas de edad avanzada con problemas cardíacos existentes, incluida la insuficiencia cardíaca congestiva, deben controlar cuidadosamente su dieta para asegurarse de que consumen alimentos saludables que no sobrecarguen el trabajo del corazón. Esto puede incluir elegir más frutas y verduras frescas.

Una última anotación a modo de ?disclaimer?:

Este artículo no pretende ser un listado que debas seguir al pie de la letra. Nuestra intención es ofrecerte una guía que pueda servirte de orientación y te ayude a entender qué es la insuficiencia cardiaca y por qué es tan importante que elijas bien lo que comes.

Acudir o pedir consejo a un profesional cualificado no es sustituible por esta ni por ninguna otra información que pretenda ser sólo un prontuario informativo.

Sigue siempre las indicaciones de tu médico, servicio de enfermería o profesional nutricionista.

Referencias:

caringseniorservice.com

Clínica Mayo

Escríbenos, estamos para ayudarte