Blog MundoMayor

Artículos, noticias, curiosidades, comunicación, eventos, sucesos, etc. En general y fundamentalmente relacionados con el ámbito de las personas mayores, la dependencia y los Servicios Sociales y el sector sociosanitario, pero no exclusivamente. Eso sí, siempre escrutando la actualidad para ofrecerte contenidos de calidad y solvencia contrastadas.

8 consejos para evitar caídas en mayores con demencia

Las personas mayores con demencia tienen un riesgo mucho mayor de tener caídas. Por este motivo resulta de suma importancia implementar medidas para evitarlas.

Las estadísticas nos informan de que el 25% de los mayores de 65 años sufrirá al menos una caída durante el año.

En personas que padecen algún tipo de demencia, el porcentaje se puede elevar hasta el 75% u 80%. Además, el riesgo de sufrir fracturas óseas también es más elevado en este tipo de pacientes.

Siendo así, observar medidas destinadas a salvaguardar la seguridad de estos mayores es una cuestión prioritaria y fundamental.

Por qué el riesgo es mayor en personas con demencia

  • Juicio deteriorado. Las personas con demencia pueden no ser conscientes o enjuiciar una situación de peligro de forma inadecuada. Por este motivo, su reacción ante ésta puede ser peligrosa para ellas.
  • Sentidos mermados. La demencia afecta a los sentidos: vista, oído, tacto. Su capacidad sensorial estará distorsionada y, por tanto, podría originar una respuesta o reacción por arriesgada y peligrosa.
  • Sistema perceptivo. En relación con lo anterior, la capacidad para percibir su entorno y valorar el riesgo puede ser también deficiente, lo que provocará situaciones de alto riesgo para ellas.
  • Memoria. Una de las funciones más afectadas en la memoria. No ser capaz de recordar algo reciente, como que el suelo estaba mojado hace un momento, podría precipitar una caída, una quemadura, etc.
  • Mala coordinación. La falta de coordinación motora es otro de los grandes hándicaps de las personas con este tipo de trastorno neurológico. Casi sobra decir que esta es una de las principales causas de caídas en este colectivo.

Hay muchas cosas que se puede hacer para proteger a un paciente o ser querido con demencia y mantenerlos en un entorno de seguridad.

Desde Mundomayor te ofrecemos estos 8 consejos, para ayudarte a prevenir situaciones indeseables.

  1. Iluminación suficiente. Asegúrate de que la estancia esté bien iluminada, pero que no tenga mucho resplandor. Trata de eliminar las sombras que pueden hacer que una sola superficie parezcan dos, e incluso a diferentes alturas.
  2. Crear contraste. Otra forma de mejorar la percepción y aumentar la capacidad de visión es mejorar el contraste de la habitación. Por ejemplo, los muebles deben ser de un color diferente al del piso y la pared. Evita el negro en un espacio cerrado porque puede ser confuso.
  3. Crear un espacio ordenado. Esto puede ayudar a evitar tropiezos y caídas accidentales. Asegúrese de que los pasillos y caminos habituales del mayor estén despejados.
  4. No cambiar las cosas de sitio. Es importante mantener los objetos en el mismo lugar y que sean de fácil acceso para la persona con demencia. Poner notas o recordatorios en un área común puede ayudar al mayor a mantenerse orientado.
  5. La comunicación. Las personas mayores con demencia pueden tener dificultades para comunicarse y comprender de manera eficaz. Presta atención a su lenguaje. Háblale con oraciones cortas y un lenguaje sencillo. Y sé siempre positivo y asertivo.
  6. Presta atención a sus actos. Si una persona mayor está deambulando, por ejemplo, pregúntale por qué. Quizás está buscando algo que no encuentra. Recuerda que es probable que no comprenda que debe pedirlo.
  7. Mantén un entorno silencioso y calmado. Los niveles altos de ruido pueden asustar a una persona mayor con demencia, o hacer que se ponga ansiosa y nerviosa. Pueden alterarse y, si están de pie, la situación podría provocar su caída.
  8. Calzado adecuado. El calzado debe ajustarse bien a sus pies y tener buena sujeción al suelo. El calzado inadecuado puede ser causa de lesiones en los pies, incluso de caídas.

Nadie mejor que quien cuida del enfermo conoce los detalles y hábitos que más le convienen. No obstante, ante los primeros signos de demencia y posterior desarrollo de la patología, todos somos (o hemos sido) novatos, y cualquier recomendación puede ser de gran ayuda.

Siempre es duro convivir con una persona mayor afectada por este tipo de enfermedades neurodegenerativas, pero tenemos que recordar que son ellas quienes llevan la peor parte. Por eso, sin ninguna duda, lo principal es procurarles el mejor entorno posible. Tanto físico como emocional.

Ref. Caring Senior Service

Escríbenos, estamos para ayudarte